Exposición La Plaza Mayor de Madrid

EXPOSICIÓN CONMEMORATIVA DE SU CUARTO CENTENARIO

Primavera del 2018

Comisarios: Antonio Bonet Correa, de la real Academia de Bellas Artes de San Fernando y Beatriz Blasco Esquivias, catedrática de Historia del Arte de la Universidad Complutense de Madrid.

 

El 13 de septiembre de 1617, el Concejo de Madrid acordaba edificar la Plaza Mayor conforme al proyecto arquitectónico de Juan Gómez de Mora, que tardaría unos meses en ponerse en marcha y varios años en concluirse.

Desde entonces, la Plaza Mayor de Madrid causó el asombro y admiración del mundo entero, rendido ante la regularidad de su planta y de su alzado, la armonía de sus fachadas, la policromía de sus materiales y la pasmosa abundancia de balcones, que otorgaban al conjunto un aire alegre y pintoresco, en perfecta sintonía con su majestuosidad. Polivalente y singular, en la Plaza Mayor armonizan lo monumental y lo popular, lo público y lo privado, lo comercial y lo ceremonial, configurando un espacio vital y abigarrado que, sin lugar a dudas, era y es el corazón de la ciudad. El calificativo de Mayor alude a su tamaño y uniformidad, pero también al excepcional protagonismo que tuvo en el desarrollo de la vida urbana y de la convivencia, como lugar de vivienda (prodigioso “rascacielos” de la época) y de mercado, nudo de comunicaciones, centro cívico de reunión y escenario de fiestas multitudinarias.

Un bullicio de gentes, carros, cabalgaduras y mercaderías animaba los días de diario, generando una intensa actividad que irradiaba desde la plaza y armonizaba las calles adyacentes, cuyos tratos comerciales dieron origen a sus nombres en más de una ocasión (Carnicerías, Zapaterías, Bordadores, Boteros, etc.). Los días señalados, la Plaza Mayor asumía un papel festivo y ceremonial, convirtiéndose en un gran teatro al aire libre donde el pueblo y las autoridades se congregaban para honrar a sus mandatarios, a sus santos patronos o a sus visitantes más ilustres, así como para celebrar torneos, corridas de toros, procesiones o cualquier otra solemnidad pública y multitudinaria. Su innata capacidad de transformación dotó a la Plaza de una peculiaridad funcional, un dinamismo vital y un significado social que la distingue de otras plazas principales del resto de Europa, aunque puede rivalizar con ellas en su monumentalidad, y la convirtió a su vez en modelo de muchas plazas españolas e hispanoamericanas.

En la primavera del 2018 una gran exposición desvelará los secretos de esta Plaza Mayor que sufrió varios incendios y modificaciones hasta alcanzar su forma actual, mostrándonos no sólo la evolución de su proceso constructivo y sus sucesivas reformas, sino también sus usos y costumbres, sus fiestas y mercados, su impacto en las crónicas históricas y en la literatura de estos últimos siglos, su huella en otras plazas mayores de España y América y, en fin, la imagen –certera o alterada- que nos han dado fotógrafos y cineastas de una Plaza Mayor, que guarda en su recinto un poco de cada uno de nosotros.

Esta exposición llevará este lugar tan emblemático de nuestra ciudad a los distritos a través de las 31 bibliotecas públicas municipales. La exposición se compondrá de varios paneles con imágenes y textos que explicarán el origen, uso e historia de la plaza a través del tiempo para todos los públicos. En paralelo se harán actividades o visitas guiadas a la exposición llevadas a cabo por los bibliotecarios.