El reloj de la Plaza Mayor

En los años setenta la Casa de la Panadería fue objeto de algunas reformas para mejorar su estado. Es en este momento cuando el antiguo reloj de la torre izquierda fue remodelado. El reloj que actualmente se puede contemplar, posee una esfera realizada en granito rojo de Ávila de casi dos metros de diámetro y sus números están realizados en bronce.

En el año 1996 además se instaló en su mecanismo un carillón de once campanas que se activaba dos veces al día. Estos temas musicales no fueron elegidos al azar, sino que la melodía de las doce de la mañana, era un Ave María del compositor renacentista Tomás Luis de Victoria; Maestro de capilla del joven rey Felipe III, capellán del monasterio de las Descalzas Reales y el compositor más grande del Renacimiento español junto con Cristóbal de Morales. Su estilo fue tan innovador que llega a anunciar en sus composiciones formas propias del Barroco.

 

Por otro lado, la melodía que sonaba a las nueve de la noche, era un motete que generalmente se ha atribuido al monarca Carlos V, primer rey de la monarquía de los Austrias. Escrito durante su retiro en el Monasterio de Yuste y cuyo texto en latín es: Ecce sic Benedictur homo qui timet Dominum (He aquí, así será bendecido el hombre que teme al Señor).

En la torre de la derecha un barómetro indicaba el tiempo a los madrileños. Una flecha señalaba el tiempo que podía ser: Gran lluvia, Lluvia, Variable, Buen Tiempo o Muy Seco.

Desde hace algunos años el mecanismo ha dejado de funcionar y curiosamente la flecha ha quedado fija marcando en la capital una presión de 723 milímetros de mercurio, indicando Buen Tiempo.